Alejandro René Eleodoro Guillier Álvarez

Es periodista, sociólogo, marido de antropóloga María Cristina Farga y padre de tres hijos, Andrés, Cristóbal y Alejandro.

Con María Cristina lo une una mirada profunda sobre la necesidad de mayor justicia social, particularmente con la primera infancia y con la mujer, en un matrimonio que ya se empina por los 40 años. 

Senador Independiente por la nortina región de Antofagasta desde 2014, Guillier fue en 2017 el primer candidato presidencial independiente de la centro izquierda en la historia de Chile, proclamado por seis partidos políticos: Partido Radical, Partido Socialista, Partido por la Democracia, Partido Comunista, Izquierda Ciudadana y Movimiento Amplio Social. 

Pese al amplio respaldo político que ha congregado, Guillier se ha mantenido como un político independiente, y por ello para su candidatura presidencial tuvo que recolectar las adhesiones necesarias (34 mil) para presentarse formalmente como candidato presidencial.

Hijo del ingeniero Alejandro Guillier Ossa y María Raquel Álvarez Monterrey, los hermanos Guillier Álvarez son cinco: Raquel, Francisco, Alejandro, Carlos e Ilse. Alejandro nació en la ciudad de La Serena en 1953 y luego se trasladó con su familia a Antofagasta, el “norte grande” de Chile, (1.370 kms. al norte de Santiago), zona minera en la cual obtuvo sus grados de sociólogo y periodista en la Universidad Católica del Norte. Posteriormente, en 1983, obtuvo el grado de Magíster en Ciencias Sociales en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales de Ecuador. 

Ha desarrollado una amplia trayectoria académica, siendo docente, director y vicedecano de escuelas de periodismo en diferentes universidades.

En periodismo trabajó en medios regionales. A principios de los ‘80, se trasladó a Santiago donde trabajó en diversos medios de comunicación de prensa escrita y radio, opositores a la dictadura de Pinochet. En la década del 90 comenzó a desarrollar el periodismo en televisión, llegando a ser jefe de prensa y conductor de programas informativos en los medios más importantes de la televisión chilena, participando en la creación de los primeros canales de TV exclusivamente informativos del país. Paralelamente, fue director del desaparecido diario El Metropolitano.

Su trabajo periodístico mantuvo a Guillier durante cerca de una década como el personaje público “más creíble y confiable” de los medios de comunicación, lo que fue reconocido en múltiples instancias. En 1999, recibió el Premio de Periodismo Embotelladora Andina; en 2001, el Premio de Periodismo Carmen Puelma de la Asociación Chilena se Seguridad (ambos entre las distinciones a periodistas más reputados del país); y también en 2001 recibió el Premio Altazor en la categoría Aporte Creativo a la TV (este premio lo entregan las asociaciones de artistas y creadores nacionales).

En paralelo a su actividad profesional y académica, Alejandro Guillier desarrolló actividades sociales y gremiales de bien público. Entre ellas destacan su participación como rostro de la ONG “World Vision” (dedicada a la protección hacia niños y niñas contra la violencia) y el directorio de la Fundación de la Minera Escondida (dedicada al mejoramiento de la educación y la participación social en la Región de Antofagasta). Entre 2004 y 2006, Alejandro Guillier fue Presidente Nacional del Colegio de Periodistas de Chile (entidad gremial que agrupa a los profesionales de la prensa en Chile). Desde 2014 es miembro de la Logia Parlamentaria de Valparaíso y ostenta el grado de maestro de la orden, siguiendo el ejemplo de su padre que también fue masón.

Como senador, Guillier ha enfocado en su trabajo en las comisiones de Minería y Energía, Defensa, Ética y Obras Públicas y ha desarrollado con especial dedicación los temas de regionalización y descentralización del país; el necesario reconocimiento a la multiculturalidad y plurinacionalidad; y la necesidad de implementar nuevos modelos de desarrollo productivo y tecnológico que permitan el encadenamiento tecnológico y la generación de valor agregado a la producción nacional.